EN ESTA PÁGINA ENCONTRARÁS INFORMACIÓN SOBRE DOS NOVELAS DE MISTERIO: SOMBRAS DE CRISTAL Y EL SEÑOR TECKEL

lunes, 10 de octubre de 2011

El Señor Teckel 6


6. La fiesta 1.

 
Esta noche he tenido un sueño. Estaba en una agencia de colocaciones. Las paredes y el suelo son de mármol negro, no hay elementos decorativos -ni plantas, ni cuadros ni jarrones- tan sólo algunas placas conmemorativas de bronce, especie de hornacinas que recuerdan los nichos de los cementerios. La luz es muy débil y difusa, apenas se distinguen las caras. Lo que si aprecio -y esto es contradictorio- es que todos los aspirantes visten trajes oscuros. Las entrevistas son muy breves, apenas unas palabras, acompañadas de ademanes secos y bruscos. Cuando me toca el turno se confirman mis sospechas, al contemplar una mesa de cristal oscuro: estoy en una funeraria o quizá en “una agencia fúnebre de colocaciones”. El empleado es un hombre serio que viste luto riguroso, no más un detalle estridente: lleva unas gafas ovaladas de oro. Es un auténtico profesional, que no escatima su tiempo con palabras vanas y me espeta a bocajarro: “La parapsicología es una ciencia muy seria, supongo que tendrá usted la titulación exigida”. “¿Titulación? ¿Qué titulación?”, le pregunto asombrado. “¿Cómo? ¿No lo sabe?”, me contesta indignado. “La titulación es la siguiente: ¿Sabe usted imitar el sonido del avestruz?”

    Al llegar a la oficina aún me encontraba bajo un extraño poder de sugestión: el sueño alargaba sus tentáculos y atenazaba mi personalidad de vigilia. Yo sabía que la realidad onírica claudicaría ante la tosca y rudimentaria realidad de la oficina, el poder de la rutina disiparía los últimos y persistentes vestigios de la pesadilla. No, no me engañaba; todo seguía igual: Los viejos muebles de siempre, las paredes enmoquetadas, las bujías macilentas... La complicidad de lo cotidiano me transmitía seguridad y tranquilizaba mis nervios alterados. Mis sentidos se recreaban en un cuadro único, donde todo se presentaba transparente y familiar: personas, muebles y objetos varios, iluminados por una misma luz tenue e uniforme que los inmovilizaba en un único instante singular e irrepetible. Saludé a mis compañeros, ellos tampoco habían cambiado. Durante el tiempo que llevaba trabajando en la empresa, reconozco que siempre habían sabido desempeñar su papel. Desde el primer día se les había asignado un estereotipo que no siempre convenía a su naturaleza; la simpatía, la tristeza y la alegría constituían un esfuerzo resignado, no una cualidad espontánea. Lo cierto es que tan pronto les habían asignado un rol, ellos se habían esforzado por aproximarse a ese papel. Aquél que había sido considerado simpático -aunque su natural fuera desabrido y reservado- realizaba grandes trabajos para consolidar su cliché; aquél tildado de melancólico - aunque su natural fuera alegre- tampoco defraudaba. Se trataba no de unos valores espontáneos, sino de una alegría, tristeza y simpatía resignados; en definitiva, de unos valores estables, seguros, tan inalterables como los muebles y paredes de la habitación. Del mismo modo, se podía afirmar que así como cambiaban muebles, cuadros y adornos del despacho, cada tanto tiempo relevaban a los empleados, que formaban asimismo parte de la decoración.

    Pero esta tarde los muebles, las lámparas, los personajes todos parecían haberse movido en la foto. ¿Qué ocurre en el despacho? ¿Qué hacen los compañeros vestidos de esa guisa? No es un funeral, a pesar de los rostros fúnebres; no es un circo ni una feria de chiflados, ataviados con trapos estrafalarios. Es el último chiste del señor MacKay. Su instinto, su sentido práctico, ha sabido sacarle partido a la fiesta: MacKay es en última instancia un hombre pragmático y no un hombre frívolo, sin embargo...

    Teckel lleva con gran soltura su “disfraz”. Enfundado en una malla negra, un pasamontañas con antenas cubre su cabeza. Sobre la espalda carga una concha - extraño artilugio mitad concha, mitad casa- en la que se lee el siguiente eslogan: “No lleve su casa a cuestas. Nosotros le proporcionamos un techo a buen precio”. Teckel es el único que parece contento con su situación. A decir verdad, el traje le sienta como un guante.

    El rostro enfadado de Gatwick concuerda a la perfección con su disfraz. Ataviado de jefe indio -una hermosa corona de plumas circunda su cabeza- exhibe un curioso eslogan: “Deje de hacer el indio. Somos gente seria. Esta noche dormirá bajo techo a un precio razonable”.

    Grabe no se ha quedado atrás, ha elegido el disfraz de sofá. Se mueve con gran dificultad, pero todo sea por complacer al señor MacKay. Aunque yo creo que el armatoste es un excelente pretexto para quedarse quieto y no hacer nada. En el respaldo del sofá se lee en grandes letras: “Siéntase como en su propia casa. Hacemos un hogar a su medida”.

    Chapman, tal vez por elogiar al jefe, se ha vestido de pintor bohemio. Le ha salido el tiro por la culata. El señor MacKay estaba muy orgulloso de su disfraz, estaba seguro de que era muy original y el idiota de Chapman...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada